5+1 planos secuencia

miniature-kill-bill

 

En una encuesta de Twitter preguntando sobre cuál podría ser el elemento más cinematográfico daba cuatro opciones. Finalmente el que más votasteis fue el plano secuencia. Evidentemente es un recurso que puede llegar a ser asombroso porque transmite al espectador una experiencia de plena posesión de lo que está viendo en pantalla y la sensación de protagonismo es más absoluta. Pero el plano secuencia puede convertirse en un mero trasunto de videojuego en primera persona. Personalmente, de las cuatro opciones me gusta más la elipsis. En definitiva, el arte de contar historias es decidir qué se va a contar y en qué orden. Si al hacer un truco de magia la clave es esconder elementos para distraer la atención de lo importante, en el cine la historia que queda sin contar se convierte en un activo fundamental para que lo que sí se cuenta tenga mucho más sentido. Párate a pensar, ¿qué dejas sin contar cuando explicas un acontecimiento? ¿El ejemplo más claro? 2001 odisea en el espacio. Los miles de años que transcurren en una fracción de segundo desde que el mono recibe el chispazo de inteligencia hasta la era espacial. Algunos de los “props” de este video también son fundamentales para hacer elipsis. Otro ejemplo: la estructura de puzzle de Pulp fiction funciona gracias a las elipsis.

Why Props Matter from Rishi Kaneria on Vimeo.

Pero vamos con lo que estamos. Os propongo 5+1 ejemplos de planos secuencia que posiblemente no hayas visto

1- Soy Cuba

Impactante si consideramos el momento en que se hizo, hace 50 años. El tintineo de la cámara sobrevolando una muchedumbre para luego meterse en una fábrica textil y volver a volar te deja los ojos como platos.

2- Sacrificio

Este es un ejemplo de plano secuencia donde se evita seguir al personaje y se pretende comunicar la angustia de lo que está ocurriendo. Sencillamente poética. La casa tuvo que reconstruirse porque la toma no salió a la primera. Tarkovski no se lo pensó dos veces y filmó (en celuloide) con dos cámaras en paralelo.

3- Boogie Nights

El sello de identidad de P.T. Anderson es el plano secuencia. Aquí sí que la sensación de protagonismo es clara al situarnos detrás del personaje. Para mí un gran plano secuencia por cómo mide cada movimiento de cámara para presentar al personaje.

4- Código desconocido

Con Juliette Binoche haciendo una interpretación genial, esta escena de Haneke es aterradora. En un único plano fijo, los personajes van desplazándose por un vagón de metro en París. Haneke juega con dejarnos ver solo ciertas cosas para que nuestro poder de intuición haga el resto. En esto ayuda mucho la cara pálida e imperturbable de Binoche.

5- Wolf children

Otro concepto que solo puede lograrse en animación o con mucha posproducción es hilar toda una película con movimientos laterales y además hacer elipsis de tiempo. El video es además un análisis de Every Frame Painting.

6- Star Guitar

Michel Gondry es uno de los genios de los videoclips. Aquí logra reconvertir un paseo en tren en una partitura musical. Sin palabras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s