La rebeldía y la revelación en Boyhood

2

Mason le pregunta a su padre cuando tiene unos 8 o 9 años si de verdad existen los duendes (o cualquier criatura imaginaria, no recuerdo si era duende o no). Con esta pregunta comienza uno de los momentos más tiernos de la historia de Richard Linklater. La realidad es un lugar maravilloso que durante la infancia se va descubriendo y desenmascarando. Y como decía Srek es como una cebolla con capas. El cine de por sí es un experimento pues qué cosa más humana cabría preguntarse que interpretar y pretender ser alguien que no se es. El cine es acudir a una revelación en la que actores se enmascaran de su personaje. Y Boyhood lleva ese experimento a otra dimensión. Durante doce años acompañamos a una serie de actores que crecen físicamente y revelan el crecimiento emocional de sus personajes.

Doce años, casi tres horas de film y la epifanía de toda una vida. Pues aun siendo Mason el protagonista no se puede negar que la historia va más allá de un relato de juventud. Estamos ante el ensayo clínico de toda una vida. La de los hermanos Mason y Samantha, la de sus padres y la de su época. Es decir, casi prácticamente un retrato desde los seis hasta los cuarenta y pico. Un relato sobre tres periodos de maduración: la infancia, la adolescencia y la edad adulta. Linklater une estos momentos de la vida a través de las uniones y desuniones ancladas en gran medida a los matrimonios de la madre. ¿Quién lo iba a decir? Una madre es la guía de nuestras vidas.

1

A Linklater se le ve cómodo con el marco vital que muestra. En gran medida, los pasos que damos se apoyan sobre errores. Embarazos no deseados, divorcios, noviazgos que se rompen, transgresiones… En fin, la teoría de la prueba error, del descubrimiento, de las ansias de curiosidad. En las casi tres hora que dura el film se da cita la teoría de que ya no cabe la existencia de un guía en nuestra vida y que la experiencia de un adulto no sirve, pues siempre se está en un periodo infantil. Los abuelos son unos carcas y los adultos unos niños grandes. Me gustaría ver una película de Linklater sobre una pareja de ancianos y a dónde nos llevaría.

NOTA: Otra manera de ver la película es a través de sus canciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s