¿Quién es el hombre más buscado?

hombre mas buscado 2

El director de 12 monos, Terry Guilliam, decía que le valía que una película tuviera tres escenas buenas para que mereciera la pena verla. El hombre más buscado tiene más de tres. Tomando de referencia la novela de John le Carré, el film se centra en el difícil equilibrio de culturas en Alemania desde el género del espionaje. ¿Se puede confiar en la gente para hacer de este mundo un lugar mejor? parece preguntarse el espía de ultratumba Günther interpretado por P. S. Hoffman. El actor de indudable talento falleció hace unos meses pero (oh, el milagro del cine) sigue llegando a los estrenos del viernes. Qué genial.

Toda la parafernalia del género de espías, muy bien desplegada durante la película, se reduce a la confianza.  Los vaivenes de la investigación,  las pistas, las escuchas, los esquizofrénicos gobiernos, todo se despliega en riguros orden para que esta cuestión central no se diluya. Y lo que es difícil de lograr Anton Corbijn lo logra gracias a cargar casi toda la historia en el personaje de Hoffman que sabe muy bien cual es su personaje. La sutilidad es la marca que deja una buena historia y aquí es muy de agradecer para no recargar de información, datos y más pistas. Podríamos decir que igual que un espía, un director y su equipo trabajan mejor si, aunque la historia que tratan sea compleja, el estilo es limpio y elegante.  Y eso en el cine se logra en la fotografía que tiene a veces más capacidad de información en sus encuadres que una línea de dialogo. ¿Cómo, si no fuera gracias a la dirección de fotografía y la puesta en escena, se podría explicar quién es y qué tiene en la cabeza el espía interpretado por Hoffman? La película es todo esto filmado con mucho nervio e intriga.

Günther deviene entre las calles sucias y las cristaleras de hoteles de gente importante. Su casa no parece ser más que una extensión de su oficina mientras trata de desenmascarar el destino final de las ayudas de una organización benéfica musulmana que parece financiar a terroristas. Mientras que para el gobierno la investigación no son pistas que llevan a resultados que se pueden medir por medio de numero de individuos limpiados del mapa, para la pequeña unidad de investigación de Günhter lo que merece la pena es la integración y la reinserción. De ahí su implicación personal y arriesgar a quién cede su confianza.

No sé como decirlo: vayan a ver a Philip Seymour Hoffman. Si no, no lo volverán a hacer en pantalla de cine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s