La (des)venturada vida de César

fotonoticia_20140508173845_800

Estos simios ya no dan miedo. Después de ver un tráiler acojonante donde la furia del primate contra el hombre parecía ser la gran baza de El Amanecer del Planeta de los Simios, el visionado de la película me ha dejado aburrido y falto de inspiración.

Por poner un ejemplo: la imagen (del tráiler) de César con la cara pintada en odio colgando de un bosque mojado parecía depararnos un simio que habría perdido el amor al hombre que profesaba en el Origen del Planeta de los Simios. Esa misma mirada (en la película) no nos deparaba más que una simple cacería de venados. La película, por dar, ya no depara más odio aparte del de un César más con mentalidad de patriarca echado en años, insensato y débil. (La excusa de que todo lo hace por la familia resulta débil si su familia no ofrece dramáticamente nada excepto un par de miradas de pena a cámara lenta). ¿Pero por qué?

La película por su ambiente lluvioso, embarrado y de supervivientes en furgones me recordó al Parque Jurásico: Mundo Perdido de Spielberg, mucho más verosímil y aventurero que el postapocalíptico de Matt Reeves. Una pena que el hiperrealismo resulte aburrido por convertir la aventura épica en una lucha donde vence el victimismo y el pesimismo como ideas narrativas.

El realismo en la fantasía casan mal. Como se demuestra en las recientes remakes de cuentos Disney. La épica de héroes (ya sea el simio César o el humano Malcom) que tienen por misión cambiar el curso de la realidad y la aventura (¡qué poca aventura que nos despegue de la butaca al mundo maravilloso que podría suponer simios parlantes que buscan el dominio de la humanidad!) que requiere de un viaje a territorio inexplorado no existen en esta entrega de El Planeta de los Simios. Y eso pasa por confiar la historia a un César que parece cansado de vivir o por lo menos con las cosas poco claras desde que perdió a James Franco y a unos humanos poco inspirados para congeniar con los Simios.

En fin, un hiperrealismo que no le queda más que mostrar simios a caballo con metralletas… y muchos escombros cubiertos de hojas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s