He vuelto con True detective

He vuelto. Soy consciente de que no escribía desde el resacón de los Oscars. ¿Por qué he estado fuera este tiempo? La verdad es que en el momento en que se te pasa más de una semana sin escribir es difícil a veces volver. Además la aventura de escribir un cortometraje y estar en el día a día de su producción y posproducción absorbe mucho. Pero no he estado desconectado de la realidad como habréis podido ver en @FTGaps.

true-detective

Entre otras cosas he terminado de ver True detective. Escrita por un hombre que lee libros nietzscheanos y existencialistas y dirigida en su totalidad por quien dirigió con la BBC Jane Eyre. El equipo principal se cerraba junto a los actores Matthew McConaugheyWoody Harrelson. En la segunda temporada no repetirá más que el guionista y productor ejecutivo Nic Pizzolatto.

No voy a hablar directamente de su guion que es de lo que más se ha escrito sino de otros 3 elementos.

1. La sombra de Cary Fukunaga en la dirección se nota mucho. La otra gran obra de este director fue Jane Eyre. En esa ocasión hizo un gran ejercicio de síntesis cortando tramas, sintetizando sentimientos y situaciones. En fin, una perfecta adaptación que iba al conflicto esencial. Romanticismo en estado puro dominando una de sus señas de identidad: la identificación de los sentimientos de los personajes con el clima meteorológico. De ahí una espléndida fotografía de ambiente húmedo, gris y crepuscular. En True detective las largas convesaciones de los dos compañeros detectives son en su mayoría atravesando lagos y archipiélagos rodados desde el aire y combinando unos contrapicados desde el salpicadero y a través de las ventanillas. Otro rasgo del mimo con que se han tratado los personajes son los movimientos de cámara, imprescindibles para dar un tono de sopor, de rancio, de estar de vuelta de todo.

2. El diseño sonoro. El 50% de una película, y por extensión de una buena serie, es su sonido. No solo su música sino su diseño sonoro. Los ocho capítulos están llenos de tiempos muertos, de silencios, de reflexiones y de tensión contenida. El sonido podía y ha hecho maravillas para captar esta atmósfera. El diseño sonoro no pasa por ponerle sonido a lo que se ve, sino en contar a través del sonido. De esto saben mucho los hermanos Coen (sobre todo en sus últimas películas drámaticas y thriller) y parece que True detective tiene mucho de No es país para viejos.

3. El tempo narrativo del que os hablo tiene que estar reflejado en todas partes. Se ve en los personajes, en su parsimonia al hablar, en la dosificación de la información que se da a lo largo de ocho capítulos, en la paleta de colores de la serie o en los movimientos de cámara. Igualmente la marca Pizzolatto – Fukunaga se nota en haber sabido transformar lo que parecía que podría ser un thriller policiaco en un drama de personajes en donde a veces poco importa que se resuelvan los asesinatos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s