Retratos de la masculinidad

UNA-PISTOLA-EN-CASA-MANO-2

Las películas de varias tramas independientes suelen ser difíciles. Cuando acaba una, empieza otra. Así que puede dar la sensación de ver un certamen de cortometrajes con una misma temática. A lo mejor lo que pretendía Cesc Gay con Una pistola en cada mano era hacer un retrato de la sociedad contemporánea y por eso ha recurrido a una estructura disfuncional y resquebrajada narrativamente. Quién sabe. Si hace unos días hablábamos del poder de la mujer, hoy toca hablar en del varón, el sexo débil.

Sea lo que sea, lo cierto es que, en cada una de las seis historias que forman la película, ningún hombre salva la poca dignidad que tiene. Todas son un cara a cara en la que cada uno tiene algo que contar pero no sabe cómo. Y en este sentido, cada una es realmente un duelo porque no hay escapatoria. Mucho de esto tiene la reciente Stockholm. El espectador sabe que de ahí no se van a escapar y que solo pueden salvar el culo de mala manera. Cesc Gay pone todo su talento, no hay escapatoria: todos sus hombres pierden su dignidad pero ganan en sinceridad. Se te encoge el corazón si piensas que estás en la situación de esos pobres infelices, infieles, cornudos y abandonados. Su única arma es su valentía a dejarse apuñalar. Ahí está la magia del retrato coral del realizador.

Ver el trailer con el desfile de todos los actores españoles junto al genial Ricardo Darín.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s