Haneke: Sin pelos en la lengua

Funny-Games

Funny games es incómoda, pesada, insultante, de mal gusto. Casi dos horas en las que vemos cómo funciona la mente de un psicópata asesino. Una buena mañana un par de jóvenes deciden hacer una vez más su juego favorito: elegir una familia y concederles pasar sus últimas horas con ellos antes de matarles.

No hay razones que expliquen su comportamiento. No hay sadismo ni mierdas de ese estilo. Hay violencia psicológica basada en conversaciones anodinas. Igual que le sucede al espectador, el matrimonio y su hijo no salen del asombro del comportamiento de Peter y Paul. Han sido elegidos para morir y ya está. Sin embargo, como es habitual con Haneke, la cámara no se pone de parte de nadie. Tal es así que la única razón de que esté en la escena de la acción es porque se tiene que grabar lo que sucede. De esta manera la película está filmada en su mayoría con largos planos estáticos que permiten al espectador verlo todo. Un personaje llora, grita y se desmorona mentalmente en una misma toma. Con ello se logra, quizá, la apatía por lo que sucede.

También entra dentro del juego de Haneke hablar con el espectador con peticiones de complicidad de los asesinos a la cámara. La película es un diálogo de quien la protagoniza con con quien la ve. ¿Agradable? No, pero si ves una película es porque tienes interés en lo que ocurre.

Os dejo el trailer de la versión estadounidense filmada por el propio Haneke. Es igual a la primera versión plano a plano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s