Los besos de Volver

volver.preview

Los besos son una manera de reconocer el cariño. Y también de pedirlo. Cada país tiene sus costumbres  pero siempre en los pueblos suenan más. Son casi absorbentes. En la Castilla de Volver (Almodóvar, 2006), los besos tienen marca de la casa. Prácticamente la primera mitad están llenos de ellos. Algunos son rutinarios y otros cariñosos. Pero suenan. En una película sobre la muerte (asesinatos, apariciones, despedidas, abandonos…) es curioso el poder que le da Almodóvar a esta sana costumbre de besar en la mejilla.

Hay una escena de especial sonoridad en la película. En el velatorio de tía Paula a Sole la acorralan a besos, tirándola de aquí para allá. Son las beatas del pueblo que en el momento de la muerte en lugar de llorar las penas de la difunta acompañan a los que quedan y se la comen a besos. Resulta una imagen hasta cierto punto estereotipada y cómica. Otro beso dulce de la película, y ya nos despedimos, es el que le da Paula a su madre Raimunda. Este no suena, pero está mucho más lleno que todos los anteriores. Es el beso del consuelo. El beso para las luchadoras y no para los muertos.

Podéis leer algo más completo en Puwabafilms.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s