Desde el Cinema Paradiso de Tornatore

ImageEstoy empachado después de ver la versión del director de Cinema Paradiso. Casi tres horas de italiano puro. Han pasado ya 25 años desde que se estrenase pero sigue embelesando a quien la ve. Siempre la pregunta que me hago al ver una película de este tipo es si he sido engañado o realmente el director ha jugado limpio.

Los niños del coro tiene claras referencias a esta película, sobre todo por el retrato de la infancia de un niño pobre que sin embargo triunfó profesionalmente. Cinema paradiso es una tragedia total. Tornatore, su director, nos estruja el corazón en todas las miradas de un niño, Toto, enamorado del cine por su magia, porque puede hacer realidad toda fantasía: todos los sentimientos ansían ser proyectados en una sábana a oscuras.

Todas las historias que Toto ha visto en su cine quieren ser contadas en la ilusión de un primer amor tras enamorarse de Elena, a la que filma a escondidas por la calle. Quizá Tornatore y Ennio Morricone en su música, deja caer que el acercamiento más bello para contar un romance es la pasión, la mirada, la búsqueda insatisfecha que se repite una y otra vez. Pasión, mirada y búsqueda: a lo que se dedica el cine. Y es que en el momento en que el cine abandona este camino se muere, como le ocurre a Toto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s